¿Puede la percepción ciudadana influir en la construcción de nuestras ciudades?

¿Puede la percepción ciudadana influir en la construcción de nuestras ciudades?

A menudo, la percepción que mucha gente tiene sobre la participación ciudadana en proyectos urbanos o arquitectónicos es que solo sirven el interés de algunos políticos o personas. “¿Merece la pena participar? ¿Tengo que dedicarle yo el poco tiempo libre que tengo? ¿Yo qué sacaré de decir la mía?”

En un momento en que todos nos hemos convertido más en consumidores que no en productores de la mayoría de las cosas que nos rodean, la construcción de nuestras ciudades no se escapa a este cambio. Por eso, parece comprensible que a algunas personas les resulte difícil participar en  acciones o proyectos que se perciben lejanos y/o desvinculados de su cotidianidad.

El último mes de septiembre, Raons Públiques participamos en el 5º Congreso de Psicología Ambiental organizado por la Universidad de Surrey (Londres) para hablar de participación y de percepción ciudadana en relación con la construcción de la ciudad y sus regulaciones. Llevábamos con nosotros el caso de las acciones participativas que acompañaron el Pla d’usos de Ciutat Vella y que sirvieron para reforzar, a través de los datos cualitativos extraídos, los informes cuantitativos que evidenciaban la necesidad de poner en equilibrio los intereses económicos de unos con el bienestar de otros.

También en septiembre empezábamos un proyecto encargado por el Instituto Municipal del Paisaje Urbano y la  Calidad de Vida para definir la metodología a seguir en los estudios de paisaje urbano para incorporar la percepción ciudadana a través de la participación. En él partimos de la extensísima bibliografía ya escrita en relación a la participación y miramos de introducir conceptos como el apego al lugar, la memoria colectiva, la identidad del lugar, la habitabilidad o la afordabilidad para definir colectivamente las diferentes unidades de paisaje que se encuentran en la ciudad de Barcelona.