Arnau camina

Durante este año hemos participado como integrantes de la plataforma Recuperem l’Arnau dentro del proceso participativo para la recuperación del Teatro Arnau. Queremos aprovechar esta última newsletter de 2016 para hacer un pequeño balance del proceso hasta el momento, en forma de un pequeño relato de las aventuras de un viejo amigo que hemos tenido el placer de conocer este año, acompañados de un grupo de vecinos, vecinas y entidades preocupados por su salud. Esta es la historia de una pequeña resurrección, la del señor Arnau, de sobrenombre Teatro...

 

Bienvenido de nuevo, señor Arnau

Una de las gratas sorpresas con las que nos hemos topado este año es que, de alguna manera, podemos decir que Arnau sigue vivo, y que a pesar de su edad, nos habla, actúa e incluso baila. Lo hace a través de unas galas y otras actuaciones abiertas a la ciudadanía, a sus paisanos de siempre, los vecinos de Paral·lel, y que además, ha vuelto generoso, porque invita a todo el que se pase por allí, por delante de la plaza Raquel Meller. Todo ello, lo hace a través de varios compinches, entre ellos Producciones Arnau, la comisión de Recuperem l’Arnau que ya ha producido cuatro galas en el último año, con una programación que incluye música, magia, espectáculos infantiles, comedia y un sinfín de propuestas. Estas galas demuestran que hay una red de colectivos y artistas que pueden y quieren revitalizar a Arnau, con sangre y aliento nuevo, con espacios de creación y exhibición, que además genere un espacio de trabajo digno y una cultura abierta a la ciudadanía.

Arnau se nos casa… y casi se nos muere

La última de las galas a las que Arnau nos ha invitado, se debió a una cita muy notable, su boda. ¡Menuda sorpresa! Quién iba a esperar que después de los desventurados años de nuestro galán, en los cuales ha tenido varios pretendientes, decidiese que ya ha llegado la hora de sentar cabeza, eso sí, no sin antes darse un último gustazo en forma de éxtasis orgiástico. Pero, con toda esta vorágine sentimental, nuestro Arnau casi acaba en la tumba, los años no perdonan… A finales de octubre un diagnòstico médico aseguraba que el Arnau estaba para el arrastre y que debía retirarse debido a su mal estado. La dejadez y el deterioro sufrido durante este siglo han hecho mella en sus huesos y la edad no perdona. Pero en un último suspiro, el Arnau parece que resiste, debido a que las entidades y personas preocupadas por su salud, han decidido que a este galán hay que recuperarlo como sea (“¡Si Arturo Fernández aguanta en el Apolo, yo aguanto aquí!”, aseguran que se le escuchó decir). Así que se está trabajando para curar al enfermo, o al menos recuperar la memoria de la cultura popular del Paral·lel que atesora. Así que Arnau, decidido, imitará a Lázaro, se levantará y algún día comenzará a caminar.

Escena – Comunidad – Memoria

Es suertudo Arnau, ya que cuando se levante, el grupo de personas y entidades que impulsan su recuperación le tendrán tallado un bastón donde apoyarse, un bastón con tres fuertes patas: la escena, la comunidad y la memoria. El futuro Arnau ha de ser un espacio escénico, que tenga en cuenta el territorio a través de un modelo de gestión comunitaria y que además recupere la memoria tangible e intangible de la cultura del Paral·lel. Además, también le enseñaremos cosas nuevas a Arnau: a que sea responsable y a que adopte un modelo económico basado en la economía social y solidaria, que ponga en valor el trabajo de sus creadores y técnicos.

Continente con contenido

A partir de ahora a Arnau, armado de su cayado, le queda un largo camino que recorrer,  o mejor dicho, dos tortuosos senderos que discurren paralelos, y entremezclados. El primer sendero es el del continente, el de la reconstrucción de su cuerpo; y el segundo el del contenido, su alma, el proyecto cultural que se ha de impulsar para ligar el edificio con el territorio y la realidad cultural de la ciudad. Pero estos senderos nos los recorrerá solo, sino con la gente y con las entidades que dentro del proceso participativo discutirán qué atajos ha de coger, cuánto se ha de gastar por el camino, de qué llenará su mochila y qué cosas ha de dejar atrás para aligerar su camino. Dentro de cada uno de los senderos seguro que habrá piedras y puede que bandoleros, pero seguiremos defendiendo que Arnau camine, camine a su ritmo, apoyado en su bastón.

 

[*] Referencias a las galas:
Noviembre 2015: L’Arnau es posa els talons. Enllaç notícia El Periódico
Abril 2016: L’Arnau sacseja les plomes. Enllaç notícia El País
Julio 2016: Arnau envelat. Enllaç notícia BTV
Noviembre 2016: L’Arnau es casa. Recull piulades última gala