La vida Sospeliana

Tras casi nuestra primera semana en Sospel, vamos descubriendo la personalidad de sus habitantes, sus conflictos, como usan el espacio, de que viven, cómo se relacionan… La herramienta del carrito es un atractor para la gente, que se acerca curiosa para preguntar que hacemos allí.

El jueves estuvimos en el mercado del pueblo, donde la presencia del carrito cómo un elemento más del mercado fue un éxito. La maqueta ayudó mucho a atraer a la gente del pueblo, que trataba de localizar su casa, o los puntos de referencia del valle. Después poco a poco salían a la luz problemas o discusiones, sobre todo de los agricultores del pueblo: problemas de cultivos en invierno, la competencia de los productos importados, la poca rentabilidad que le pueden sacar a los terrenos. El hecho de estar en el mercado nos permitió entrar en un contacto más directo con los habitantes, y darnos a conocer y tener un trato más personal con ellos.

El viernes por la mañana hicimos dos visitas a casa de dos vecinos de Sospel, que tienen una gran inquietud por recoger y ampliar la historia de Sospel y su vida. Nos hemos dado cuenta que la gente del valle tiene una gran autoestima y afecto por sus raíces y tradiciones, y que todo ello ha sido recogido en forma de fotografías, poemas, cancioneros, libros de historia… una gran cantidad de información. Por la tarde hemos estado en la promenade del río, dónde hemos contactado con dos personas que nos han dado otro punto de vista mucho más crítico de la situación actual de Sospel, centrando sus comentarios en lo difícil que es entrar en el círculo perteneciente a los nativos de Sospel, y que esto genera tratos de favor entre ellos.

Seguiremos informando. Os dejamos algunas fotos.

[slideshow]

Un saludo