El legado del patrimonio industrial: el papel de la ciudadanía

FOTO 2_CAN SALADRIGAS

A pesar de tratarse de una ciudad de enorme tradición industrial, Barcelona vive demasiado a menudo de espaldas a su trayectoria obrera, productiva y fabril. La ciudadanía ha jugado un papel clave en la recuperación de este patrimonio como un elemento capital de la identidad colectiva de la ciudad, papel que queremos poner en valor en la jornada de debate “El legado del patrimonio industrial: el caso de Barcelona” este jueves 29 de noviembre en el MUHBA.

La destrucción indiscriminada del barrio de Icaria para construir la Villa Olímpica en los 80 marcó el punto álgido de desafección de la ciudad con su pasado industrial. Desde entonces, los episodios de desprecio y de olvido institucional han caracterizado muchas veces la relación de la ciudad con este importante legado.

Como pasa con tantas otras cuestiones, tenemos que buscar el impulso y el compromiso necesario para su protección en la sociedad civil. Han sido los movimientos sociales, el asociacionismo de los barrios y la ciudadanía en general quien ha reivindicado la importancia simbólica de este patrimonio, quien ha imaginado nuevos usos y actividades para las fábricas vacías, y quienes ha defendido su capacidad para custodiar y promover la identidad colectiva de los barrios obreros. Espacios sin los cuales hoy no nos imaginaríamos Barcelona, como Can Batlló, Fabra y Coats, la Sedeta o el Vapor Vell de Sants no estarían todavía en pie si no fuera por la presión ciudadana y su capacidad reivindicativa.

El jueves día 29 presentamos en el MUHBA, el Museu d’Història de Barcelona, los resultados de más de un año de trabajo sobre el papel de los movimientos sociales en la defensa de este patrimonio, en el marco del proyecto de investigación “el legado del patrimonio industrial” de la Universitat de Lleida. Os invitamos a acompañarnos a esta sesión, de la que encontraréis toda la información en este link.