EL FANZINE COMO HERRAMIENTA COMUNITARIA PARA DEBATIR SOBRE LA CIUDAD

En los últimos meses y dentro del proyecto “Espais de Conversa” de Arenys de Mar, cuyo objetivo era generar el debate y la reflexión en torno a la vivencia de apropiación o exclusión sobre los espacios públicos, hemos explorado las potencialidades del Fanzine.
El fanzine, nombre que proviene del concepto fun magazine, es una revista hecha por aficionados para lectores aficionados de una temática concreta. Es una revista no profesional realizada tradicionalmente por pequeños grupos o colectivos vinculados a movimientos alternativos o de contracultura, por ejemplo, el movimiento punk.

En el mes de mayo, realizamos un fanzine colectivo con un grupo de alumnos de catalán de la Escuela Joan Maragall, con el objetivo de poner Arenys de Mar en el centro de sus conversaciones, y mirar la villa desde otra perspectiva. Los talleres fueron un éxito, no solo porque los implicados estaban entusiasmados con la propuesta y disfrutaron de la misma, hablando y compartiendo su experiencia de vida en Arenys, sino porque el resultado final es un elemento visualmente atractivo que la explica.

Por sus características, su origen y su elaboración manual, no profesional, el fanzine es una herramienta de expresión idónea para el trabajo con grupos o colectivos, especialmente de jóvenes. Que el tema propuesto para el fanzine sea la ciudad, el barrio o la convivencia nos permite profundizar, reflexionar y sensibilizar sobre diferentes aspectos de nuestra vida en calidad de habitantes.

El proceso de elaboración del fanzine invita a explorar, debatir el tema propuesto y, en último lugar, consensuar el contenido para publicarlo de una manera creativa y, finalmente, distribuirlo en un entorno más próximo.

En el marco de procesos comunitarios, el fanzine permite:

  • Crear un lenguaje accesible para hablar de un determinado territorio.
  • Generar subjetividad y sentimiento de pertenencia.
  • Imaginar y producir relatos de la ciudad.